Méx.- Si el “Culiacanazo” causó terror nacional e internacional al doblegar con violencia y chantaje los narcos sinaloenses al gobierno federal para liberar al chapito Ovidio Guzmán, el “Bavispazo” donde murieron 3 mujeres y 6 niños mormones de origen estadounidense causó horror mundial, al grado de proponer Donald Trump una intervención norteamericana en México contra el crimen organizado.

El posible grupo criminal responsable de la masacre a los miembros de la familia LeBarón en Bavispe, Sonora, es “Los Jaguares”, afirmó César Augusto Peniche, fiscal de Chihuahua.

El fiscal explicó además que, una de las tierras conocidas como “más calientes” de la zona noroeste del país se encuentra en todo el territorio colindante entre Sonora y Chihuahua.

De acuerdo con el fiscal de Chihuahua, “Los Jaguares” son una subdivisión del Cártel de Sinaloa del Chapo Guzmán, y consideró además que la tragedia es resultado de las disputas entre estos grupos criminales, por lo que el gobierno de Sonora debe investigar a los grupos criminales y sus enfrentamientos para encontrar a los culpables.

Diversos legisladores federales norteamericanos lamentaron la masacre de integrantes de la familia LeBarón en Bavispe, cuestionando la fallida estrategia de seguridad nacional que privilegia los abrazos a los balazos, y hasta llegaron a comparar a las muertes por la violencia en México con las registradas en la guerra en Siria.

Desde el mismo lunes en que se informó de la masacre de mormones en Bavispe, la gobernadora Claudia Pavlovich se solidarizó con las familias de las víctimas y se comprometió a colaborar para que el crimen no quede impune y se castigue a los responsables.

“Como madre siento coraje, repudio y un profundo dolor por los cobardes hechos en la sierra entre Sonora y Chihuahua. No sé qué clase de monstruos se atreven a lastimar a mujeres y niños. Como Gobernadora toda mi colaboración para que no quede impune y paguen los responsables”, señaló en su cuenta @ClaudiaPavlovic.

La magnitud del escándalo internacional por la ejecución de 9 ciudadanos norteamericanos en la sierra sonorense, puso a temblar al gobierno federal, al grado que en una acción inédita arribaron a Bavispe para analizar la escena del crimen el titular de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, acompañado del titular de la Secretaría de Marina almirante José Rafael Ojeda; el titular de la Coordinación de Métodos de Investigación de la Fiscalía General de la República Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, y el General de Brigada del Estado Mayor Homero Mendoza Ruiz, Jefe del Estado Mayor de la Sedena.

No sé qué tenga que ver el Canciller Marcelo Ebrard en investigación criminal, aunque su presencia podría ser para tratar de calmar los ánimos en Estados Unidos con una salida diplomática al escándalo, porque el indicado para encabezar las pesquisas era el secretario de Seguridad Alfonso Durazo Montaño, quien este martes estaba ante una comisión del Senado a explicar el atentado a los mormones en su tierra natal Bavispe.

Y era obvio que el bestial asesinato de integrantes de la familia LeBarón sería tema en la reunión de las comisiones Sonora-Arizona, donde estuvo presente el Embajador de Estados Unidos, Christopher Landau quien señaló que más que repartir culpas entre los gobiernos, se debe trabajar en conjunto para vencer a los diferentes grupos del crimen organizado que operan en la frontera entre México y Estados Unidos.

Para nadie es un secreto que la sierra sonorense como la zona urbana de otras entidades son un peligro para los visitantes y habitantes por la presencia de grupos armados del crimen organizado, por lo que se tiene que viajar de día y con precauciones para entrar a ciertas regiones y lugares de diversión, siendo que por esa misma razón se cancelaron hace meses las fiestas patronales en algunos pueblos y hasta las carreras de caballos y peleas de gallos.

Por ese clima de peligro, muchos la piensan más de dos veces para acudir a festivales sierreños como el cultural “Luna de Montaña” que se realiza cada año en la población de Huachinera, a unos kilómetros de Bavispe, y que por cierto esa tradicional fiesta cultural sonorense se ha realizado sin presentarse actos de narco violencia o delincuenciales, tal vez porque están custodiados por elementos de la fuerzas de seguridad estatal, o porque los narcos de la región saben que son eventos que nada tienen que ver con la competencia o lucha por territorios.

En el caso de Bavispe, el alcalde y los habitantes aseguran que ha sido una población tranquila, hasta ahora que se registró el atentado contra los mormones de doble nacionalidad cuando se dirigían a la comunidad de “La Mora” donde están asentadas familias de esa secta religiosa proveniente de Chihuahua, entidad donde han tenido graves enfrentamientos con grupos de narcotraficantes, a quienes se atribuye esa masacre de mujeres y niños.

El caso es que la masacre de Bavispe ya rebasó al culiacanazo en el narco terror y por el impacto mediático y político internacional, por lo que las autoridades federales están obligadas a rendir cuentas al gobierno de Estados Unidos por el asesinato de ciudadanos estadounidenses. Por ello fue la presencia del canciller Marcelo Ebrard y casi todo el Gabinete de Seguridad Federal en un pueblo tan alejado y abandonado de Dios como Bavispe.

Crítica