• Santiago Nieto titular de la Unidad de Inteligencia Financiera dice que durante el proceso electoral se han detectado numerosas empresas fachada

MÉXICO.- El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, informó que durante el presente proceso electoral se ha detectado el uso de numerosas empresas fachada y que en consecuencia se ha notificado al Instituto Nacional Electoral, a la FEDE y se ha solicitado el congelamiento de las cuentas bancarias asociadas pues se trabaja en combatir los ilícitos electorales de naturaleza financiera.

Con estas declaraciones, el titular de la UIF trata de generar la percepción pública de que el gobierno persigue cualquier ilícito en materia de financiamiento electoral, pero lo cierto es que hace un par de meses el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presionó para que se perdonara a candidatos de su partido (Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, entre otros) varias faltas en ese sentido descubiertas por el INE, pues consideró que las faltas no eran tan graves.

Durante la presentación del libro Ley General en Materia de Delitos Electorales Comentada, este 31 de mayo, Santiago Nieto dijo que, tal como se informó hace unos meses, durante este proceso electoral se ha detectado el uso de empresas fachada para financiar o gestionar los recursos de campañas electorales y que la dependencia a su cargo hace todo por llegar “al fondo” de estos casos.

Cuando ello se detecta, dijo, “nuestra posición ha sido de proporcionar la información a la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales cuando nos lo han requerido. En todos los casos evidentemente se presentarán las denuncias correspondientes”.

Dicha información se entrega también al INE y cuando se confirma que una empresa ligada a una campaña electoral es falsa, o fachada, se solicita a la autoridad financiera el congelamiento de la cuenta bancaria correspondiente.

Según dijo, esto es con el fin de frenar el uso de recursos de procedencia ilícita. Dijo que se busca llegar “en todos los casos” hasta las últimas consecuencias.

El 15 de abril pasado, Santiago Nieto dijo que México aún no cuenta con un modelo ideal para detectar la procedencia de ingresos de las campañas políticas. Y, contrariamente a lo que usualmente hace el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dijo que el sistema electoral mexicano es “sólido y fuerte”.

En esa fecha, Nieto ofreció de manera virtual la conferencia “Transparencia y Combate a la Corrupción en Proceso Electoral”, en donde informó que para esa fecha la UIF de la SHCP investigaba a 16 mil empresas de las que se sospechaba que fueran fachada para desvío de recursos hacia campañas electorales.

Esto, a partir de diversos reportes del sistema bancario y alertas de rebase de tope de gastos de campaña. Dijo que la mayoría de los casos estaban ubicados en Puebla, Tamaulipas y Ciudad de México.

“Ya estamos con los ingresos y gastos de los partidos políticos, precandidatos y candidatos, para evitar que se introduzcan recursos ilícitos, aunque en la UIF buscamos prevenir, detectar y sancionar el uso de recursos públicos que se realicen en los organismos o dependencias de la Federación”, dijo entonces el funcionario.

Y agregó que se trabajaba de la mano con el INE, para detectar actores políticos que incurran en faltas en torno a la fiscalización de sus gastos y armar un modelo de riesgo. Con ello, también reconoció la importancia del INE en el sistema electoral, mientras el presidente se dedicaba cotidianamente a denostar al organismo electoral.

De las declaraciones de abril de Nieto y las hechas este día, se desprende que institucionalmente, el gobierno federal trabaja, o dice trabajar para combatir el uso ilícito de recursos para financiar campañas electorales y esto pasa, obligadamente, por la fiscalización estricta de los gastos de precampañas y de campañas, tanto en cantidades, como en representantes legales, empresas asociadas y cuentas bancarias.

Sin embargo, se recordará que el presidente Andrés Manuel López Obrador presionó todo lo que pudo para que en el caso de varios candidatos de Morena, especialmente Félix Salgado Macedonio, se hiciera una notable excepción y se le perdonara el no haber entregado reportes de gastos de precampaña.

El INE, de manera fortuita, descubrió un gasto no reportado de alrededor de 19 mil pesos, pero en su momento insistió que no se podía saber si era el total. El consejero presidente, Lorenzo Córdova, dijo en varias ocasiones que esos 19 mil pesos eran solamente lo que el INE descubrió “por casualidad”, no lo que Salgado realmente reportó, pues no reportó nada.

Esa falta derivó en que Salgado fuera sancionado con la pérdida de su candidatura a gobernador de Guerrero por Morena, lo que motivó una auténtica tormenta política, la furia del presidente de la República e incluso, amenazas públicas en contra de los consejeros electorales y del propio INE.

Pero, al tiempo, el titular la UIF dice trabajar para combatir los ilícitos en el financiamiento electoral y generar, junto con el propio INE, un mejor modelo de revisión. Lo que no ha dicho es que dicho modelo de revisión fue justamente el que fundó la determinación de cancelarle la candidatura a Macedonio.

En abril, Nieto encomió el actual modelo de fiscalización que aplica la UIF, en conjunto con el INE y la FEDE, pues dijo que si se hubiera contado con dicho modelo antes “no hubiéramos tenido casos como la Operación Zafiro, en el año 2016, o la Estafa Maestra, en 2015, de cuyo caso se habla de por lo menos 8 mil millones de pesos, pero es una estimación, porque creo que nunca sabremos en realidad a cuánto ascendió el desvío”.

En ese mes informó que la UIF investigaba a mil 137 personas y había bloqueado cuatro mil 647 cuentas, lo que implicaba mil 309 millones 563 mil 97pesos y 288 millones 629 mil 795.11 dólares.

“Ya estamos con los ingresos y gastos de los partidos políticos, precandidatos y candidatos, para evitar que se introduzcan recursos ilícitos, aunque en la UIF buscamos prevenir, detectar y sancionar el uso de recursos públicos que se realicen en los organismos o dependencias de la Federación”, dijo entonces, en plena tormenta política por el caso Salgado Macedonio.

Así, mientras por un lado Nieto se ufana de los logros en materia del combate al financiamiento ilícito y el fortalecimiento de la fiscalización, el presidente llamaba al INE a no sancionar a los candidatos de su partido.

Ello es muestra del doble discurso del gobierno federal, o bien, de la preocupante falta de estrategia y disociación al interior de la Administración Pública, donde el presidente de la República toma decisiones que minan los avances de sus propios funcionarios.

ETCÉTERA