LA PAZ.- Las aguas del Lago Titicaca de La Paz fueron utilizadas como ruta de tránsito por una red internacional de narcotraficantes, que utilizaban lanchas turísticas para traficar droga desde Perú a Bolivia. Solo una fue incautada en los operativos que la Policía y agentes antinarcóticos realizaron, además se logró capturar al cabecilla y sus cómplices, desmantelando toda su red en el país.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, indicó que los narcotraficantes procesaban la droga en Perú, luego la enviaban por el lago hasta la comunidad Sisasani en La Paz y la transportaban en camiones camuflados como carga de cemento hasta El Alto.

En esa ciudad tenían un centro de acopio donde almacenaban la droga en caletas bajo tierra, mientras acondicionaban sus camiones de alto tonelaje en “macacos” para seguir su ruta por Cochabamba y acopiarlas en Santa Cruz.

Una vez recibido el alcaloide en la capital cruceña lo distribuían en varios vehículos livianos y emprendían la marcha, principalmente a Argentina y Brasil. “Usaban el pretexto de que trasladaban cemento y otros materiales de construcción para que la droga sea llevada en primera instancia a Cochabamba y después a Santa Cruz”, precisó el ministro y consideró que esta intervención fue una de las más grandes y con mejores resultados que se realizó en los últimos años en el país.

Incautación

Fueron aproximadamente cinco meses de investigación que permitieron descubrir las operaciones de la red conformada por peruanos y bolivianos, realizando allanamientos en La Paz y Santa Cruz, e incautando el ‘imperio’ del clan internacional de narcos.

En La Paz, además de la lancha turística de madera tradicional, se secuestraron tres inmuebles, 5 vehículos, 12 armas calibre 9 milímetros con sus cargadores, 11 celulares, 400 dólares y 152,6 kilos de cocaína.

En Santa Cruz se incautaron seis inmuebles, 42 vehículos, cuatro armas de fuego con 21 unidades de municiones calibre 9 milímetros, una carrocería de camión y un cilindro tipo tanque, nueve celulares, Bs 10.400 y 240,6 kilos de cocaína.

Ambas intervenciones arrojaron un total de 393.285 kilos de cocaína secuestradas. Las autoridades calculan que se sacó del mercado dosis por un precio en frontera de 1.966.425 de dólares.

Descubrieron la ruta que utilizaban los narcos

Del Castillo explicó que el seguimiento de este caso fue exhaustivo y denominaron a esta red como el “Clan Quintana-Zamora”, debido a los apellidos del cabecilla identificado como Pedro Pablo.

“Esta organización, como la hemos denominado Quintana Zamora, está liderada por un súbdito peruano, que tenía una cédula falsa que figuraba en el país como José Luis Mullisaca y tiene antecedentes de narcotráfico tanto en Bolivia como en Perú”, señaló Del Castillo.

Otros implicados, como Lorenzo Huanca, Juan Líber Huanca Pantoja, Gladis Alanoca, Aidé Quintana Durán, Darío Medina, Evelyn Daniela Chambi Morales, Gustavo Luis Huanca y Moisés Durán Vargas, también fueron detenidos por el grado de complicidad o autoría de delitos relacionados con el narcotráfico.

La autoridad detalló que la afectación al patrimonio de esta organización fue de 9.751.855 dólares. “Estamos hablando que es una de las mayores afectaciones patrimoniales y logísticas en nuestro país, trabajo que se realizó durante cinco meses de investigación”, dijo la autoridad.

EL DEBER