MÉXICO.- El 22 de julio de 2016 en la zona centro de Acapulco, Guerrero, ocurrió una nueva balacera. Desde 2006 la violencia en el puerto se había recrudecido a tal punto que en 2012 y 2013 se convirtió en el municipio más violento de México.

Ese día a las cinco y media de la tarde de nueva cuenta el blanco del ataque fue el establecimiento “Torno Precisión y Garantía” ubicado en avenida Cuauhtémoc 122, colonia Hornos, en la zona centro. En la fachada del negocio donde pendía una vieja y sucia manta del 2015 que promovía la candidatura a gobernador del priísta Héctor Astudillo, quedaron marcados los orificios de los proyectiles.

Sujetos a bordo de un taxi habían rociado de balas el lugar con armas de alto poder. Resultó muerto un cliente. Diversas autoridades, incluyendo el ejército llegaron al lugar pero los encargados del taller cerraron inexplicablemente las puertas y no dejaron ingresar a nadie hasta que horas después llegó la policía ministerial. A ellos sí les abrieron y ahí adentro encontraron el cadáver. Nunca se supo si hubo otros heridos.

Cinco días después, la mañana del 27 de julio la Policía Federal hizo un operativo en el lugar y detuvo al propietario del establecimiento: Joaquín Alonso Piedra, quien públicamente se desenvolvía como empresario dedicado a talleres mecánicos. De acuerdo a la causa penal 35/2016 fue detenido acusado de delitos contra la salud.

De acuerdo a un reporte de inteligencia del Centro de Planeación, Análisis e información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) del gobierno de México correspondiente al 2012, Joaquín Piedra era identificado como integrante del Cartel de los Beltrán Leyva (CBL).

En el documento, del cual tengo copia, se le señala específicamente como parte de la cúpula del Cartel Independiente de Acapulco (CIDA), una célula criminal derivada del CBL creada por Edgar Valdez Villarreal alias “La Barbie”. El CIDA se hizo famoso por su descarnada violencia, como la masacre en Acapulco de 20 personas provenientes de Michoacán ocurrida en 2010 y la decapitación de 15 personas en 2011.

En el reporte del Cenapi el nombre de Joaquín Alonso aparece junto al del Víctor Aguirre Garzón, identificado en el documento como líder del CIDA. Carlos Antonio Barragán Hernández alias “El Melón” o “La Melona”; Víctor Hugo Galeana, Isidro Juárez Solís s alias “El Kirry”, Benjamín Flores Reyes alias “El Padrino”, un narco apodado “El Mudo”, entre otros. Muchos de ellos antes de formar parte del CIDA habían sido operadores del CBL.

Cuando fue detenido, las autoridades afirmaron que Joaquín Alonso patrocinaba a diversos personajes políticos del puerto tanto del PRI como el PRD. Y al menos hasta fines de 2018 en los juzgados hay registros de que estaba en prisión aunque había presentado amparos argumentando que su detención había sido ilegal.

Con los años, muchos de los nombres de los presuntos criminales señalados en ese reporte del Cenapi entonces desconocidos, han sido arrestados, como Víctor Aguirre y “El Mudo”. La Procuraduría General de la República ofreció en 2018 una recompensa de 1,5 millones de pesos a quien diera información que condujera al arresto de “El Melón” quien hasta donde se sabe no ha sido detenido hasta ahora.

Ahora se conoce que Joaquín Alonso mejor conocido como “El abulón” es consuegro de Félix Salgado Macedonio.

Dócil con los narcos y ¡hasta pariente!

Desde inicios de este año cuando el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) confirmó la candidatura de Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero, en medio de graves acusaciones de violencia sexual contra al menos seis mujeres, señalé en esta colaboración la protección que el político dio al CBL y a La Barbie cuando fue alcalde de Acapulco (2006-2008).

Ahora resulta que no sólo fue dócil y les permitió actuar a sus anchas, sino que hasta emparentó con ellos. Joaquín Alonso es suegro de Evelyn Cecia Salgado Pineda, hija del malogrado candidato, a quien en una manipulada encuesta acaba de nombrar Morena, como su nueva candidata a la gubernatura de Guerrero para sustituir a su padre a quien el Instituto Nacional Electoral le retiró la candidatura por violar la ley al negarse a entregar los informes financieros de su precampaña.

Testaferro

Evelyn ha sido guardián de los intereses de su padre desde temprana edad. En 2006, a los 22 años, cuando Salgado Macedonio era el Alcalde de Acapulco, ella fue nombrada Presidenta del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia, cargo que habitualmente ocupan las esposas de los alcaldes. No se sabe por qué su madre, María de Jesús Pineda Echeverría no ocupó el puesto.

Evelyn era tan inexperta que cuando en 2008 la UNICEF hizo un reporte en el que reveló que al menos dos mil niños y niñas en Acapulco eran anualmente víctima de violencia, sexual o comercial, Evelyn dijo: “Esa estadística es alarmista y no es tan elevada”. Afirmó que según sus cifras eran solo de cinco menores al año.

Pero Evelyn no solo le ha cuidado las espaldas a su padre en temas políticos, sino también empresariales. Ella ha sido desde 2011 la responsable del “Consejo de Vigilancia” de la empresa Editorial Eve S.A. de C.V. propietaria de La Jornada Guerrero, que como ya se había revelado en esta columna es propiedad de Salgado Macedonio y familia. Como el estado Guerrero.

Como tantos otros candidatos de Morena que contienden en las elecciones en curso, hasta hace dos meses Evelyn trabajaba para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) organización política a la que en público su padre y otros militantes de Morena como el Presidente Andrés Manuel López Obrador identifican como “la mafia en el poder”.

Coincidentemente con los apoyos de su suegro a la campaña de Héctor Astudillo a Gobernador, Evelyn obtuvo trabajo en su gobierno. Fue nombrada delegada regional de la Secretaría de la Mujer, en Acapulco, posición que ocupó hasta hace pocas semanas.

Si de por sí Salgado Macedonio estaba descalificado por sus malos resultados en Acapulco y por su tolerancia al narcotráfico, más descalificada su hija que no tiene ninguna experiencia de gobierno y que está vinculada familiarmente al CBL y al CIDA.

Es evidente que funge como prestanombres, testaferro, de su padre. En un estado abatido por la violencia y la delincuencia la sola sospecha la hacen impresentable.

Guerrero “la encomienda” y “la plaza”

Uno de los mayores problemas del sistema corrupto mexicano que durante décadas ha sido la causa de que más de la mitad de la población viva en extrema pobreza, prevalezca la impunidad y  la riqueza se concentre en manos de unos cuantos, ha sido perpetuar la cultura política creada por la Corona Española durante los casi trescientos años de la cruel Colonia.

Ni la Independencia de México, ni la Revolución, ni los 70 años de hegemonía del PRI, ni la alternancia partidista durante el último siglo han podido erradicar esas concepciones sobre los gobernantes y gobernados.

Una de las figuras más nocivas de la forma de gobierno de la Corona Española fue “la encomienda”. Consistía en entregar a individuos y familias una amplia zona territorial de la Nueva España, junto con sus pobladores y riquezas, para premiar los servicios prestados a la Corona en la Conquista.

“El encomendero” tenía la responsabilidad de evangelizar a la población indígena a su cargo, usufructuaba los recursos naturales y materiales de la región que le había sido asignada y explotaba a los pobladores. De acuerdo con los historiadores, “la encomienda” era hereditaria- como la candidatura de Morena a la gubernatura de Guerrero- y fue una de las formas de mayor abuso y explotación en la Colonia.

Esta misma práctica colonial ha sido asimilada por los carteles de la droga mexicanos bajo el concepto de “la plaza”. Combaten a muerte con otros grupos criminales por el control territorial de un lugar, y una vez que lo obtienen consideran suyo todo lo que hay dentro de él, incluyendo a las personas, sus bienes y los servicios del gobierno en turno.

El movimiento político hecho por Morena en Guerrero revela con claridad que la prioridad del partido no es que sus siglas  ganen el estado, sino entregar el estado a como dé lugar a Salgado Macedonio y familia, como “la encomienda”.

Después de lo ocurrido en Guerrero hay una pregunta clave por hacer. En la época de la Colonia era el Virrey quien repartía “la encomienda”. Es claro que “el comendador” es Salgado Macedonio y familia, lo que no es claro es quién es el Virrey o “el encomendero” que les concede la plaza: el narco, AMLO ¿O los dos?

“Soy escéptico. No confío en la decisión de Morena sobre Salgado. Él es aliado clave y vínculo de AMLO con el narco. Para el gobierno es una posición estratégica”.

Esta frase no la escribió alguien del PRI o del PAN. Lo hizo Ricardo Pascoe en febrero pasado en su cuenta de Twitter en el marco de la simulación hecha por Morena cuando luego las acusaciones de abuso sexual contra Salgado Macedonio, simuló quitarle la candidatura para entregársela de nuevo.

Pascoe es un hombre de izquierda, fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores en 1979 junto con la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, y uno de los más cercanos colaboradores de Cuauhtémoc Cárdenas con quien fue cofundador del PRD al lado de AMLO y otros.

ANABEL OCHOA / DW