NUEVA DELHI.– La crisis del coronavirus que se está desarrollando en India es más visceral en los cementerios y crematorios abrumados, mientras las piras funerarias brillantes y resplandecientes iluminan el cielo nocturno en sus ciudades más afectadas.

El caos de la pandemia en India está siendo impulsada por una cepa de virus “mucho más infecciosa y probablemente mucho más mortal” que ha llevado a los hospitales “más allá del punto de crisis” en solo unas semanas, advirtió un importante médico. El Dr. Zarir Udwadia, médico de la afectada Mumbai y asesor del gobierno, dijo que India está ahora ‘en el dominio absoluto’ de una variante que ha disparado los casos y las muertes y que ya se ha extendido al extranjero, incluido el Reino Unido.

Fuera de los crematorios en ciudades como la capital, Nueva Delhi, que actualmente tiene el mayor número de casos diarios, ambulancia tras ambulancia espera en la fila para incinerar a los muertos.

Delhi ha estado incinerando tantos cuerpos que las autoridades están recibiendo solicitudes para comenzar a talar árboles en los parques de la ciudad para encenderlos, ya que un aumento récord de COVID-19 colapsa el sistema de salud de India.

La nación de casi 1.400 millones de personas estableció un récord mundial de nuevas infecciones diarias por quinto día consecutivo el lunes. Los 352.991 nuevos casos llevaron el total de India a más de 17 millones, solo detrás de Estados Unidos.

Las muertes aumentaron en 2.812 en las últimas 24 horas, lo que eleva el total de muertes a 195.123, dijo el Ministerio de Salud, aunque se cree que el número es un recuento muy bajo.

El sepulturero principal del cementerio musulmán más grande de Nueva Delhi, donde han sido enterradas 1.000 personas durante la pandemia, dijo que ahora están llegando más cuerpos que el año pasado.

“Me temo que nos quedaremos sin espacio muy pronto”, dijo Mohammad Shameem.

En la ciudad central de Bhopal, algunos crematorios han aumentado su capacidad de docenas de piras a más de 50. Sin embargo, todavía hay esperas de horas.

En el crematorio Bhadbhada Vishram Ghat de la ciudad, los trabajadores dijeron que incineraron a más de 110 personas el sábado, incluso cuando las cifras del gobierno en la ciudad de 1,8 millones cifran el número total de muertes por virus en solo 10.

“El virus se está tragando a la gente de nuestra ciudad como un monstruo”, dijo Mamtesh Sharma, un funcionario del lugar.

La avalancha de cuerpos sin precedentes ha obligado al crematorio a saltarse las ceremonias individuales y los rituales exhaustivos que los hindúes creen que liberan al alma del ciclo del renacimiento.

“Solo estamos quemando cuerpos a medida que llegan”, dijo Sharma. “Es como si estuviéramos en medio de una guerra”.

Una mujer lamentó la muerte de su hermano menor, de 50 años. Dos hospitales la rechazaron y murió esperando ser atendida en un tercero, jadeando en busca de aire cuando se le acabó el tanque de oxígeno y no se necesitaron reemplazos.

Ella culpó al gobierno del primer ministro Narendra Modi por la crisis. “Ha encendido piras funerarias en todas las casas”, exclamó en un video filmado por la revista The Caravan.

Mientras tanto, los datos revelaron que el número de muertes de Covid de la ciudad puede haber sido subestimado en un 40 por ciento la semana pasada, ya que los crematorios informaron 3.096 cremaciones de Covid, pero el recuento oficial de muertes de Covid del gobierno fue de solo 1.938, una discrepancia de 1.158.

En otros lugares, los jueces del Tribunal Superior de Madaras, en la ciudad de Chennai, han pedido a los funcionarios locales que enfrenten cargos de asesinato por permitir que se celebren manifestaciones masivas sin las debidas precauciones.

AL JAZEERA / DAILY MAIL