LONDRES.– Las hermanas británicas de una activista de derechos humanos que se cree que fue secuestrada y desaparecida en el estado de Oaxaca, México, dicen que se han enfrentado a un muro de silencio después de viajar desde Inglaterra a buscarla.

Las británicas Liz y Sara, pidieron a la policía de Inglaterra que intervenga a más de dos semanas después de la desaparición de su hermana. Claudia Uruchurtu, de 48 años, desaprecio desde que asistió a una manifestación en el municipio de Asunción Nochixtlán Oaxaca el 26 de marzo, cuando testigos vieron que fue raptada y metida en un automóvil.

Sus hermanas temen que haya sido atacada por su activismo y volaron a México para buscarla. Pero describieron un clima de miedo en la localidad donde desapareció y la mayor parte de lo que saben hasta ahora es gracias al esposo de Liz, Chris Roast, en Sheffield, quien está buscando información a través de internet.

“La gente lo vio y nadie hizo nada. La gente está tan asustada”, dijo Sara, una arquitecta de Salford de 46 años, al diario británico Telegraph.

El caso de Claudia ha sido retomado por las parlamentarias locales de las hermanas, Rebecca Long-Bailey y Olivia Blake, quienes le escribieron al secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, la semana pasada pidiéndole que presione al gobierno mexicano.

La familia también espera la ayuda de la policía británica. Según la ley mexicana, las familias pueden solicitar asistencia externa para las investigaciones.

La protesta en la que desapareció Claudia en Asunción de Nochixtlán fue provocada por la detención de un lugareño que acudió al cabildo a reclamar el dinero que se le debía.

Liz, de 49 años, profesora de ciencias de la computación en la Universidad de Sheffield Hallam, dijo que su hermana “se ve en video y cinta [en la protesta]. Puedes escuchar su voz, lo último que puedes escuchar es cómo calma a la gente, diciendo que regresemos y hagamos esto legalmente”.

Claudia se mudó a Asunción de Nochixtlán hace nueve años para cuidar a su madre y se involucró en campañas por la tierra y los derechos indígenas. “Era contundente cuando algo andaba mal, siempre defendía a alguien de un matón. Ella [tiene] un fuerte sentido de la justicia”, dijo Liz.

Un portavoz de la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo dijo: “Estamos preocupados por la desaparición de Claudia Uruchurtu en México y nuestro personal está ayudando a su familia a acceder al apoyo de grupos de derechos humanos en el área.

CRECE PRESIÓN INTERNACIONAL PARA HALLAR A ACTIVISTA DESAPARECIDA EN OAXACA

El Comité contra la Desaparición Forzada (CED) de la Organización de Naciones Unidas y parlamentarios británicos solicitaron a México que implemente las medidas necesarias para hallar a la activista Claudia Uruchurtu, desaparecida desde el pasado 26 de marzo en el contexto de una manifestación contra la alcaldesa de Nochixtlán, Oaxaca.

En la acción urgente, el CED pide que se realice una investigación exhaustiva e imparcial de la desaparición forzada y que se tome en cuenta toda la información disponible, incluido el contexto en el cual ocurrió la alegada desaparición forzada.

El Comité apuntó que la desaparición forzada se dio en los momentos de una manifestación de la población para protestar por la detención de Alfonso Avendaño, golpeado por la policía municipal horas antes.

El CED requirió al Estado mexicano que le proporcione información actualizada sobre las acciones tomadas en este sentido y sobre su resultado. El Comité  pidió que la estrategia tenga un enfoque diferencial, que todas las etapas de la búsqueda se realicen con perspectiva de género y con personal adecuadamente capacitado, que se incluya un plan de acción y un cronograma para la búsqueda exhaustiva de Claudia y que se proporcione información sobre las medidas adoptadas para identificar a los perpetradores.

Por su parte, diputados del parlamento británico firmaron una petición para el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, con el fin de solicitarle ayuda para la localización de la activista, quien cuenta con doble nacionalidad (mexicana y británica).

A través de un comunicado, el representante y abogado de la familia Uruchurtu Cruz, Efraín Solano Alinarez, dio a conocer que los diputados Olivia Blake, Paul Blomflield, Clive Betts, Gill Furniss, Louise Haigh y Miriam Cates han mostrado su preocupación por la seguridad de Claudia.

Los parlamentarios expresaron que “también existen denuncias de abuso físico e intimidación a los manifestantes en el evento (tras el cual fue desaparecida). Claudia abandonó el mitin, pero nunca llegó a casa, y hay testimonios angustiosos de que vieron que fue empujada a un automóvil rojo”, señalaron. “Claudia ha sido muy crítica con el Gobierno municipal, tanto de manera informal como con denuncias dirigidas a las autoridades estatales y federales”, acusaron.

THE TELEGRAPH