• “El Mayo” Zambada: la impunidad del gran elector de Sinaloa
  • Fuentes de información de MORENA afirman que El Mayo ya dio el visto bueno al candidato a gobernador, y que incluso ya se reunió con él.

MÉXICO.- El líder del Cartel de Sinaloa, “El Mayo” Zambada, goza de impunidad gracias a sus relaciones políticas y es el que da el visto bueno a candidatos a la gubernatura de ese estado mexicano, centro de su poder criminal.

Las campañas por la gubernatura del estado de Sinaloa iniciaron el 4 de abril, domingo de Pascua. Oficialmente, los actores del proceso electoral son los ciudadanos, el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa, partidos políticos y ocho candidatos. Pero extraoficialmente hay un gran elector que observa e incide en los comicios: Ismael “El Mayo” Zambada, líder del Cartel de Sinaloa cuya matriz se encuentra en esa entidad.

Hace justo algunas semanas fuentes de información del estado vinculadas a diversos partidos políticos y al propio cartel, coincidieron en señalarme que “El Mayo” está cada vez más atento a los procesos electorales en México a nivel federal y estatal. Además de dirigir el destino de la organización de tráfico de drogas más importante de México y el mundo, ahora más que nunca está activo en la política mexicana y sostiene encuentros con políticos al más alto nivel. Familiares de algunos de estos políticos hablan incluso de esas reuniones.

“A él le gusta participar en la política, le gusta colocar a su gente”, me cuenta un sinaloense. Y a algunos de los protegidos de “El Mayo” les gusta presumirlo abiertamente como, por ejemplo, el actual alcalde emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del municipio de San Ignacio, Sinaloa, Iván Ernesto Báez. El también líder ganadero de la región presume ante propios y extraños, como su fuera una carta de presentación, que “El Mayo” Zambada es su padrino de bautizo.

Con más de medio siglo sin haber pisado la cárcel y siendo cabeza del Cartel de Sinaloa, “El Mayo” sabe por experiencia que sus negocios criminales y su bienestar personal dependen en buena parte de quienes gobiernan, y para que éstos lo favorezcan, entiende que necesita hacer política. Por décadas, gracias a sus relaciones a nivel local y federal, ha podido gozar de impunidad, incluso en la actualidad.

Entre todos los estados, Sinaloa es el que encabeza su lista de prioridades para continuar ejerciendo el control. No sólo porque ahí está asentado el corazón de su poder criminal y su familia, sino porque ahí están muchos de los negocios legales que le permiten lavar su dinero: empresas agropecuarias, de construcción, de venta de combustibles y de transporte.

Los ocho aspirantes a la gubernatura de Sinaloa son: Rubén Rocha, candidato de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y Partido Sinaloense (PAS). Mario Zamora de la coalición Va por Sinaloa (PRI-PAN-PRD). Y Sergio Torres Félix de Movimiento Ciudadano.

Rosa Elena Millán, candidata del partido Fuerza México. Ricardo Arnulfo Mendoza, por el Partido Encuentro Solidario (PES). Gloria González por el Partido del Trabajo. Tomás Saucedo, candidato del Partido Verde Ecologista de México y Yolanda Cabrera, por el partido Redes Sociales Progresistas.

En realidad, al menos seis de los candidatos han estado vinculados, directa o indirectamente, al PRI y a la realidad de décadas en Sinaloa: un estado donde cogobierna el narcotráfico.

Con la bendición de El Mayo

El presidente Andrés Manuel López Obrador, patriarca de MORENA, ha pedido insistentemente que la ciudadanía vote por los candidatos de su partido porque así se garantizará su proyecto de gobierno. El problema es que algunos de esos candidatos han sido parte durante años de partidos políticos como el PRI y el PAN, a quienes el propio AMLO califica de corruptos y traidores. O han trabajado para administraciones encabezadas por dichas organizaciones políticas. O son abanderados de partidos que han apoyado candidaturas del Cartel de Sinaloa.

Ese es el caso de Rubén Rocha. Maestro normalista, fue candidato del PRD a la gubernatura de Sinaloa en 1998, en la que contendió contra el candidato del PRI, Juan Millán. Perdió la elección a nivel estatal, pero ganó los sensibles municipios de Badiraguato, Salvador Alvarado, Guamúchil, Angostura y otros de la región del río Évora, de importancia estratégica para el Cartel de Sinaloa por su colindancia con el estado de Sonora, donde también la organización criminal tiene hegemonía y controla la frontera para el trasiego de drogas a Estados Unidos.

Rocha fue coordinador de Asesores del gobernador del PRI, Jesús Aguilar Padilla (2005-2010), cuando Jesús Vizcarra, empresario, amigo y compadre de “El Mayo”, era Secretario de Desarrollo Económico.

También fue subdirector del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, de 2013 a 2017. Y desde 2017 hasta 2018 fungió fungió nuevamente como Coordinador de Asesores del también gobernador del PRI, Quirino Ordaz.

El Partido Sinaloense (PAS), que junto con MORENA patrocina la candidatura de Rocha, no tiene mejores antecedentes que el PRI. Fue fundado y es dirigido por Héctor Melesio Cuén, quien fuera Alcalde de Culiacán de 2011 a 2012, abanderado del PRI y de Jesús Vizcarra.

En 2013 el PAS, junto con el PAN, hicieron candidata a diputada local por el municipio de Cosalá a Lucero Guadalupe Sánchez, de apenas 23 años de edad, de quien ya he hablado en otras colaboraciones, y cuyo único mérito era ser una de las parejas sentimentales del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera “El Chapo.

Fuentes directamente involucradas señalan que quien gestionó directamente la candidatura de Lucero Sánchez ante el PAN y el PAS fue personalmente Dámaso López Núñez, alias El Licenciado, que en ese momento era el brazo derecho de “El Chapo”. No tuvieron pudor alguno en recibirla, aunque sabían perfectamente quien la patrocinaba.

Lucero ganó la elección, y cuando en 2015 se hizo público que la diputada visitaba al capo en prisión, Cuén fue uno de sus principales defensores. Ahí están las fotos y los pronunciamientos publicados en medios de comunicación de aquella época. Todavía la Navidad del 2015 la diputada la pasó con “El Chapo”.

Poco se recuerda que en el proceso de desafuero contra Lucero Guadalupe, llevado a cabo en la Cámara de Diputados en junio de 2016, 37 diputados federales de MORENA se abstuvieron de votar para que se le quitara el fuero y fuera destituida como diputada local. Pero como más de 400 legisladores votaron a favor, la legisladora perdió la inmunidad, y en 2017 fue detenida en Estados Unidos, acusada de trabajar para el Cartel de Sinaloa. Ahora está a la espera de su sentencia.

¿Nominación de candidato para que pierda?

Hay otros cinco candidatos vinculados al PRI y al todavía gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz.

Mario Zamora, senador del PRI con licencia, es cercano a José Antonio Mead, quien ocupó diversas secretarías de estado en el sexenio de Enrique Peña Nieto, y fue candidato del PRI a la Presidencia de la República en 2018, elección que ganó el candidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador. Se afirma que, de todos los aspirantes, es el más inexperto, para bien y para mal, y que no era el candidato preferido de Quirino Ordaz. Al parecer, lo único que preocupa a Zamora es que lo hayan nominado candidato para hacerlo perder, como le ocurrió a Mead en 2018. Sus cercanos afirman que desde varias semanas antes de la elección presidencial le cortaron los recursos económicos, y en su equipo se siguen cuestionando por qué.

Sergio Torres Félix fue boxeador en su juventud. Es hijo de un policía de Culiacán, y originario de la región de Los Vasitos. Ha militado durante años en el PRI. Ha sido diputado local, federal, Presidente Municipal de Culiacán de 2014 a 2016, y Secretario de Pesca y Acuacultura durante el gobierno de Quirino Ordaz.

Rosa Elena Millán ha sido diputada local y federal por el PRI, y presidenta del Comité Directivo Estatal de ese partido en Sinaloa. Fue Secretaria de Desarrollo Social en el gobierno de Quirino Ordaz.

Gloria González, también ha sido militante del PRI durante años, del que ha sido diputada local. Y Yolanda Cabrera ha sido militante del PAS, y, de acuerdo a la magistrada Lucila Ayala, obtuvo la candidatura del partido Redes Sociales Progresistas gracias a negociaciones entre el gobernador Quirino Ordaz y el líder de dicho partido.

Ya en otros procesos electorales en Sinaloa, “El Mayo” le ha apostado a más de un candidato a la gubernatura, como ocurrió en el año 2010, cuando contendieron Jesús Vizcarra por el PRI, y Mario López Valdez por el PAN. En esa ocasión los dos tenían su bendición, pero al final apoyó particularmente a López Valdez, con quien tuvo una excelente relación, influencia y comunicación constante durante todo su gobierno.

Fuentes de información de MORENA afirman que El Mayo ya dio el visto bueno al candidato a gobernador, y que incluso ya se reunió con él.

ANABEL HERNÁNDEZ /DW