Staff.- El gobierno federal y la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) acordaron  un incremento de 5.1 por ciento promedio ponderado para un millón 200 mil servidores públicos de base, retroactivo al primero de enero pasado.

Ese incremento al salario base y la suma de prestaciones económicas es resultado “de la relación de entendimiento y formal respeto” entre el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la FSTSE, resaltó el dirigente de esa central, Joel Ayala Almeida.

Expuso que se mantuvo el diálogo y la concertación, lo que permitió avances graduales que mejoran las condiciones de los trabajadores mediante avances graduales que mejoran el ingreso de los servidores públicos, “abatiendo el rezago salarial”.

Ayala Almeida precisó que como parte fundamental del incremento salarial se obtuvieron mil 700 pesos mensuales para capacitación, que son parte cotizable al ISSSTE-Fovissste, por lo que incide en el total de prestaciones plasmadas en la ley.

Asimismo, recalcó, se obtuvo un incremento de 885 pesos mensuales para “ayuda para despensa”, 690 pesos en ayuda para transporte, 625 pesos en el renglón de “ayuda para servicios” y el beneficio conocido como Previsión Social Múltiple llega a 645 pesos mensuales.

Por lo que se refiere a los Estímulos Económicos de fin de año, conocidos como vales de despensa, se mantienen vigentes y el incremento se dará a conocer en el próximo mes de noviembre.

El dirigente de la FSTSE reconoció los avances logrados en esas negociaciones con la Secretaría de Hacienda, “acordes al proyecto de nación del presidente López Obrador”, ya que significan el “apuntalamiento a las reivindicaciones demandadas democráticamente por los trabajadores”.

La Jornada