UK.- La vacuna de AstraZenca vuelve a hacer saltar las alarmas a cuenta de los coágulos. Siete personas que recibieron su vacuna contra la COVID-19 han muerto a consecuencia de coágulos de sangre en Reino Unido.

En total se han identificado una treintena de casos hasta finales de marzo de un total de 18 millones 100.000 dosis administradas, según la Agencia de Medicamentos británica. Se trata de 22 casos de trombosis venosa cerebral y otros ocho casos de coagulación asociada a la deficiencia de plaquetas.

Los países europeos que retomaron la confianza en la vacuna de AstraZeneca continuaron con las jornadas a excepción de algunos como Alemania que suspendieron dichas dosis para personas menores de 60 años ante el temor de un posible vínculo con coágulos, pese a las investigaciones presentadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) el pasado mes.

Ahora se iniciarán nuevos estudios a fin de constatar relación en los casos de fallecidos, sin embargo, los entes no han dado a conocer información sobre edades, sexo u otros nexos que pudiesen alertar sobre características comunes de quienes recibieron la vacuna.

EUROPA NEWS