CDMX.- La planta de café que se siembra en algunos estados del país como Chiapas y Oaxaca está en peligro.

La razón es que una plaga identificada como roya está infectando y matando los arbustos que lo producen. Para evitar una catástrofe que afectaría seriamente a la producción de café en México, se echó a andar el proyecto Todos Sembramos Café.

Esta campaña, que nació en 2014, trabaja en conjunto con caficultores de la región para impulsar la siembra de una especie resistente a la plaga. Gracias al impacto positivo, se replicó el modelo en Estados Unidos y hasta ahora se ha logrado la donación de más de 10 millones de plantas.

Todos Sembramos Café aún tiene trabajo por hacer y sumarte es muy simple: por cada bolsa de café de grano de la línea core que se adquiera en sucursal, Starbucks México aportará una planta de café. También puedes aportar directamente esos $10 en cualquiera de sus puntos de venta.

Desde hace 30 años, Starbucks ha llevado el mejor café arábica mexicano a más de 75 países. Es por eso que resulta indispensable revertir la caída de la producción de café en nuestro país a consecuencia de la plaga.

Tan sólo en 2016 cayó un 45% entre 2015 y 2016, recuperando un 25% un año más tarde gracias a la siembra de cafetales tolerantes a la roya.

Al mismo tiempo, Starbucks impulsa el programa PRÁCTICAS C.A.F.É. con el que aseguran la calidad del café promoviendo estándares sociales, económicos y ambientales mediante los que se protegen los derechos de los caficultores mexicanos, como realizar el trabajo en condiciones seguras, con salarios y trato justo, así como velar por un impacto ambiental responsable.

Con todas estas acciones, podemos estar seguros de la calidad y origen ético del café que tomamos en México.

Excélsior