GUAYAQUIL.- Los clubes rotarios del país no aceptan las explicaciones del gobernador del Distrito 4400, Fernando Aguirre, y rechazan que 560 socios en Samborondón se hayan vacunado el viernes pasado contra el COVID-19 de manera anticipada al plan estatal de registro en línea para obtener un turno, que recién funciona hoy, por lo que le piden su inmediata renuncia, acusándolo de haberse aprovechado de influencias con el Ministerio de Salud para beneficio propio y de su familia.

Así, a las reacciones de rechazo popular contra lo sucedido en Samborondón ahora se suman las voces críticas de las mismas células nacionales del mencionado club internacional.

La decisión de pedirle la renuncia a Aguirre se tomó en una asamblea extraordinaria de los rotarios realizada el 15 de marzo, es decir, el mismo día que se divulgó el video de la vacunación anticipada en Samborondón. El oficio está firmado por el presidente del Club Rotario de Quito Latitud Cero, Luis Aníbal Jalil, y el secretario Carlos Velástegui, quienes dirigen la comunicación con copia a Gregory Franks, representante internacional del Rotary Club.

Aguirre dijo a Teleamazonas: Como “no teníamos una página habilitada nos propusimos nosotros salvar a nuestra gente mayor”.

Pero las autoridades ya habían informado que se habilitaría una página el lunes, aunque no funcionó sino hasta el día siguiente. Las vacunas, según el mismo directivo del club privado, fueron autorizadas por el Ministerio el miércoles pasado y fueron puestas el viernes.

RECHAZO

Los firmantes que rechazan la vacunación anticipada dicen que Aguirre dejó de lado el marco de ética y “se valió de la imagen, hasta ahora impoluta del Rotary, para aprovecharse y no pensar en los demás, sino en el interés personal y de sus familiares, accediendo a la vacunación contra el COVID-19, sin cumplir con las condiciones del plan de vacunación, aprovechando influencias con el Ministerio de Salud”.

INDIGNADOS

Así es como dicen sentirse los miembros de los demás clubes rotarios del país: Hemos sido lastimados en lo más sensible de nuestros espíritus. Estamos indignados. Nuestra honra está siendo lastimada, como también nuestra imagen y nuestra historia. Esto es inaceptable, más aún es reprochable desde todo punto de vista.

Los rotarios del país creen que les costará mucho trabajo resarcir el daño y convencer a la comunidad y a quienes los ayudan en sus proyectos de servicio de que no son esos seres que en este momento se los percibe, “como aprovechadores, egoístas y traficantes de influencias”.

Tras manifestarle a Aguirre que no aceptan sus explicaciones, los socios del Club Rotary de Quito Latitud Cero no solo le piden que renuncie de inmediato a su cargo de gobernador del Distrito 4400, sino que también ofrezca disculpas públicas a la sociedad ecuatoriana.

DIARIO CORREO DE ECUADOR