MONTEVIDEO.– Una colaboración entre las autoridades de Uruguay y España para desmantelar una red internacional de tráfico sexual revela que el país suramericano sigue siendo una fuente de envío de mujeres esclavizadas hacia Europa.

A finales de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay anunció que un operativo de la Interpol logró desarticular una red que traficó por lo menos 29 mujeres hacia España desde 2017. Las mujeres denunciaron que fueron mantenidas cautivas y explotadas sexualmente, según la Interpol.

El operativo consistió en seis allanamientos simultáneos en todo Uruguay y España. Tres de ellos ocurrieron en residencias de Montevideo, la capital de Uruguay. Los demás ocurrieron en España: dos en la ciudad de Guadalajara y uno en una finca en Alcalá de Henares.

Ocho personas, cinco en España y tres en Uruguay, fueron puestas en custodia, acusadas de participar en la red de trata de personas. Cuatro de ellas eran mujeres y siete tenían nacionalidad uruguaya.

Según relataron las autoridades, las mujeres víctimas de la red de trata viajaron a España con falsas promesas de oportunidades laborales. Pero al llegar a la propiedad en Alcalá de Henares fueron obligadas a ejercer la prostitución para pagar las deudas de viaje, hospedaje y alimentación que les cobraron los tratantes, informó de Europa Press. Esta es una táctica común en las redes de trata de personas,

INSIGHT CRIME