La figura del Manuel Bartlett vuelve a verse ensombrecida por denuncias de irregularidades, ocultación de información y conflictos de interés. Una investigación periodística reveló este martes que el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ocultó en su declaración patrimonial la existencia de 12 empresas, algunas incluso relacionadas con el sector eléctrico, registradas a nombre distintos familiares suyos. Bartlett, un veterano priísta cuyo nombramiento al frente de la segunda empresa pública más grande del país causó un fuerte revuelo, ya tiene abierta desde agosto una carpeta en la secretaría de la Función Pública tras otra denuncia que le acusaba de haber ocultado cientos de millones de pesos en su declaración patrimonial.

La investigación, muestra que detrás de la mayoría de las empresas están su esposa y su hijo. Esta nueva denuncia estrecha el cerco sobre Bartlett, uno de los nombramientos más polémicos de López Obrador. Las cinco décadas de su currículo priísta incluyen una secretaria de Gobernación durante el mandato de Miguel de la Madrid y de Educación con Carlos Salinas de Gortari. Su mayor polémica vino de su relación con Salinas. La noche electoral del 6 de julio de 1988, siendo aún secretario de Gobernación, fue él quien anunció que, por un problema técnico, no iba a ser posible hacer públicos los resultados. El suceso, que acabó dando la victoria a Salinas sobre el candidato perredista Cuauhtémoc Cárdenas, abrió todo tipo de especulaciones y denuncias por fraude y supone uno de los últimos agujeros negros del priismo.

El País