NAIPYIDÓ.- Las fuerzas de seguridad mataron el domingo al menos a 22 manifestantes antigolpistas en el suburbio industrial pobre de Hlaingthaya, en la principal ciudad de Myanmar, luego de que se incendiaran fábricas financiadas por China, dijo un grupo de defensa.

Otros 16 manifestantes murieron en otros lugares, dijo la Asociación de Asistencia a Prisioneros Políticos (AAPP), así como un policía, lo que lo convierte en el día más sangriento desde el golpe del 1 de febrero contra la líder electa Aung San Suu Kyi.

La embajada china dijo que muchos miembros del personal chino resultaron heridos y quedaron atrapados en ataques incendiarios por asaltantes no identificados en fábricas de ropa en Hlaingthaya y que había pedido a Myanmar que proteja las propiedades y los ciudadanos chinos. Se considera que China apoya a la junta militar que ha tomado el poder.

Mientras columnas de humo se elevaban desde la zona industrial, las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes en el suburbio que alberga a migrantes de todo el país, dijeron medios locales.

“Fue horrible. A la gente le dispararon ante mis ojos. Nunca dejará mi memoria ”, dijo un reportero gráfico en la escena que no quiso ser identificado.

La ley marcial se impuso en Hlaingthaya y otro distrito de Yangon, el centro comercial de Myanmar y la antigua capital, anunciaron los medios estatales.

La televisión Myawadday, dirigida por el ejército, dijo que las fuerzas de seguridad actuaron después de que cuatro fábricas de ropa y una planta de fertilizantes fueron incendiadas y unas 2.000 personas impidieron que los camiones de bomberos los alcanzaran.

Un portavoz de la junta no respondió a las llamadas solicitando comentarios.

El doctor Sasa, un representante de los legisladores electos de la asamblea que fue derrocada por el ejército, expresó su solidaridad con el pueblo de Hlaingthaya.

“Los perpetradores, atacantes, enemigos del pueblo de Myanmar, el malvado SAC (Consejo Administrativo del Estado) serán responsables de cada gota de sangre que derrame”, dijo en un mensaje.

Las últimas muertes elevarían el número de víctimas de las protestas a 126, dijo la AAPP. Dijo que más de 2.150 personas habían sido detenidas hasta el sábado. Desde entonces, se han lanzado más de 300.

REUTERS