Oaxaca.- El poder que da una lista y una calificación no les daba derecho a los profesores del Colegio de Bachilleres de Oaxaca de proponer situaciones irregulares a alumnos y que fueron solapadas por la cúpula sindical.

Así es como inicia la denuncia hecha por un ex trabajador del instituto que durante 20 años fue testigo de venta de calificaciones y acoso sexual por parte de docentes.

Lamenta que la calidad educativa que ofrece el Cobao se vea opacada por la conducta de unos cuantos que son protegidos por el Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca (SUTCOBAO), encabezados por Rufino Eliseo Olea González, quien lleva de manera oscura muchos años al frente de la gremial.

El actuar de catedráticos para sancionar los abusos y excesos de sus compañeros era muy limitado por miedo y quienes pagaban las consecuencias son los alumnos pues, sus denuncias y quejas no prosperaban en las áreas de psicología y orientación educativa ya que desde ahí comenzaba la protección a los hostigadores.

Al denunciante le toco ser testigo de muchos casos de denuncia en los planteles de Cuilápam de Guerrero y Nazareno Etla, donde recientemente las alumnas protestaron por los constantes actos de acoso sexual por parte de sus profesores.

Lamenta que el Colegio de Bachilleres de Oaxaca se haya convertido en una agencia de colocaciones donde se emplea a gente sin perfil académico, y se complace a organizaciones sociales para dar trabajo a incondicionales.

Por temor a represalias mayores a las que ya ha sufrido, el denunciante pide la reserva de su identidad, pero sostiene que quienes han incurrido en la venta de calificaciones y acoso sexual ameritan la rescisión de su contrato, independientemente del inicio de los procedimientos legales que demanden las víctimas.

MVM noticias