Oaxaca.- Una negligencia médica ocurrió en el Hospital General de Salina Cruz, cuyo personal negó el servicio a una mujer embarazada, punto de dar a luz.

La denunciante argumenta que acudió al nosocomio por los dolores de parto que ya presentaba, puesto que tiene los 9 meses de embarazo cumplidos.

Sin embargo al llegar, el personal le dijo que no había ginecólogo en ese momento y que tendría que esperar a que “posiblemente llegara uno”, de lo contrario pagaría un médico especial.

Ese médico especial es trabajador de este hospital pero no está en “horario laboral”, por lo que cobraría la cantidad de cinco mil pesos para atenderla y pudiera dar a luz.

Sin embargo y a pesar de contar con el Seguro Popular (ahora INSABI), la mujer tendrá que pagar tres mil pesos con el ginecólogo y dos mil pesos con el pediatra.

De Opinión del Istmo