Mientras en redes sociales la historia del burro detenido en San Sebastián Río Dulce, se viralizó, también se evidenciaron arbitrariedades en esa localidad perteneciente al municipio de Zimatlán de Álvarez.

El agente Dionisio Cruz muy allegado al edil de Zimatlán Javier Barroso, no sólo ordenó sacar al asno por la fuerza de la casa de sus dueños, también se le señaló de exigir el pago de 30 mil pesos a sus contrarios para poder sepultar a sus muertos.

De acuerdo con testimonios de pobladores, Cruz Ramírez les tiene prohibido a sus contrarios cortar leña, si alguno se atreve a hacerlo, las consecuencias van desde el destrozo de cultivos hasta la prohibición para usar la cancha y menos asistir a la iglesia.

Fuente: Excélsior