Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación del Gobierno Federal, expresó ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el compromiso de México de erradicar la mortalidad materna por abortos inseguros, mejorar los servicios de interrupción legal del embarazo, asegurar la distribución de métodos anticonceptivos, fomentar la educación sexual y tomar medidas para que las mujeres puedan vivir una vida libre de violencia.

El funcionario acudió a la Cumbre de Nairobi, en Kenia, y habló frente a representantes de más de 100 países que también expusieron sus compromisos en torno a la violencia de género, los derechos sexuales y reproductivos.

En el caso mexicano, Encinas indicó que todas sus promesas estarán cumplidas en 2024, cuando concluya la administración de Andrés Manuel López Obrador.

“Hoy, el gobierno de México refrenda su compromiso para establecer una política de población caracterizada por su sentido humanista y basada en el respeto de los derechos de las personas, fomentando el desarrollo para abatir las brechas de desigualdades”, dijo el subsecretario al inicio de su discurso, que concluyó con aplausos por parte de la delegación mexicana que acudió al evento y organizaciones sociales de otras regiones del mundo.

El funcionario consideró que desde hace más de 25 años, México contribuye al debate y consolidación de los derechos de las mujeres y los temas de población, aunque advirtió los retos que atraviesa esa agenda:

“Ese mejor futuro (de los derechos) se ha desdibujado en medio de la crisis del multilateralismo, derivada de la falta de entendimiento y solidaridad entre las naciones y pueblos”.

Los compromisos presentados por México en Nairobi son los mismos que ya se encuentran en el Plan Nacional de Desarrollo 2019.-2024, el Plan de Salud y el Plan de Igualdad entre Mujeres y Hombres.

En su discurso, Alejandro Encinas puso por delante el derecho de las mujeres de tener accesos a servicios de salud dignos que permitan una interrupción legal del embarazo de forma segura.

“Estableceremos políticas para disminuir la mortalidad materna, en particular erradicar las muertes por abortos inseguros, garantizando el acceso a la atención integral y los servicios anticonceptivos de emergencia y de interrupción legal del embarazo, respetando la integridad, autonomía y libertad de las mujeres”, señaló el funcionario.

El Universal